Archivo para 29 febrero 2008

La biblia junto al calefón!

1) Me encantó este post. Pero mucho.

2) Conversación entre mami y mi sobrino (7 años) contada por mami:

Veniamos caminando de la colonia. Como me preocupa que no sea generoso con los chicos pobres y no entienda que los padres no trabajen ( siempre dice: y bueno, por que no trabajan los padres?) le empece a explicar que no era tan facil conseguir trabajo y que a veces no se gana lo suficiente y bla bla bla bla. El calladito. De pronto me dice:
– PERDONAME PERO HACE UN RATO QUE NO TE ESCUCHO
– Desde cuando?
– NO SE, ME DISTRAJE CON ALGO Y NO TE ESCUCHE MAS.
– Queres que te lo repita?
– NO, NO POR FAVOR.

3) Ayer operaron a papá (la operación salió muy bien, por suerte). Yo preocupada desde acá, tratando de estar lo más cerca posible. Una amiga muy copada me recomendó que encendiera una vela como para mandarle energía. Y lo hice. Busqué una bien linda, chiquita y gordita y la puse sobre un platito, al lado de la foto de papá. Juanis vino, cantó el feliz cumple y la apagó. Al final me pasé todo el tiempo de la operación creyendo que la vela era como un muñequito budu y que dependía de mi el bienestar de papi. Llegaba a salir mal de la operación y además iba a sentirme culpable o peor, que mi hija había matado al abuelo… Nunca mas una vela… (aunque me sentí participe, al fin y al cabo cuidé la vela y la operación salió bien). Increible lo cerca que esta lo místico de la religión de la superstición.

4) Confirmado. Fecha de mudanza 12 de marzo.

Anuncios

Carta

El vecino de abajo, aquel con el que una vez compartimos esto (lo había posteado en mi blog anterior):

Recien vino el vecino de abajo a casa. Situacion muy rara. Cuando llegamos de la plaza encontramos la puerta de afuera abierta de par en par. Le tocamos la puerta, y no estaba. Al rato pude ver desde mi terraza que las plantas de la suya estaban caidas, me acerque y note su puerta de atras abierta tambien y con las llaves puestas. Volvi a tocarle la puerta y esta vez me abrio. Cara de resaca mal. Mucho olor a alcohol, a cigarrillo, ojos rojos. Le pregunte si estaba bien, si habia pasado algo. Me pregunto por que, le conte lo de la puerta abierta y que estabamos preocupados y entonces me dijo que ahora que lo mencionaba, no podia encontrar ni sus llaves ni su telefono celular ni su billetera, miro a su alrededor como buscando algo, penso un poco y me dijo…. ” y mi amigo tampoco esta”.

A los diez minutos toco la puerta en nuestro departamento. Ya vestido bien (antes estaba solo en jeans, se acababa de despertar aunque eran las 6 de la tarde) temblando. Me dijo que ahora notaba que tampoco estaba su laptop. No tiene telefono en la casa. Lo hice pasar y al mismo tiempo que le ofreci sentarse, le dije que esperara ahi que le traia un cafe (bien fuerte y casi sin leche). Ricardo se puso a averiguar los telefonos de los bancos, la compañia de telefono y la policia en la compu, mientras yo le preguntaba mas porque no entendia que onda el amigo. Es que en realidad eran amigos desde anoche, nadie se lo habia presentado, se conocieron en un bar y termino durmiendo en su casa.
Bueno, ese vecino que también suele organizar reuniones con amigos hasta muy tarde, que escucha música electrónica bastante fuerte, nos dejó una nota debajo de la puerta. Esta mañana.
Dice que si por favor podemos hacer algo, que los ruidos permanentes de saltos, juegos, risas, gritos le molestan. Que nos escucha día y noche (mis hijas duermen desde las 9 de la noche hasta las 8 de la mañana) y que el fin de semana pasado tuvo que irse por tres días de lo insoportable de la situación. Que se le sacude el departamento con los ruidos (de nenas de 2 y 1 años saltando?) Que a ver si podemos hacer algo.
Faltan dos semanas para mudarnos. No se si contarle eso. O aconsejarle que viva de día y duerma de noche. O recordarle que él no es precisamente silencioso. O decirle que tiene toda la razón del mundo, que no se haga problema, e inventarle que ya contratamos a una empresa para que nos cubra el piso a prueba de sonido en dos semanas (cuando nos vayamos). O ignorarlo. O pedirle encarecidamente que se deje de joder.

Terremoto en Inglaterra

Estábamos durmiendo a la hora del terremoto. Esta mañana fue la última noticia del noticiero, que siempre muestran las cosas en orden de importancia. Digo, por si se preocuparon.  Que gracioso cómo llegan siempre las noticias. Calculo que terremoto en Londres suena a buen titular, para los periodistas extranjeros. No le paso nada a nadie, por si alguien llega para ver qué tal el familiar de paseo por acá.  Ah, y al que llegó el otro día buscando “la mas linda”, me pusiste contenta, che!

Porteñadas made in UK

Hace un tiempo se nos acercó un tipo mientras estacionábamos la camioneta en el centro de Londres. Tenía un anillo de oro bastante gordito en la mano, no puesto, lo sujetaba entre los dedos y estiraba la mano para mostrárnoslo. “Es de ustedes?” Y miraba para ambos lados, como indicando que lo acababa de encontrar al lado nuestro.   “No, nuestro no”.

Tampoco había otra persona cerca en ese momento. Se le habría caído a alguien, antes de que llegáramos. “Están seguros? Estaba ahí al lado” le mostramos las manos, nuestras alianzas puestas (mas flaquitas)  “Debe valer bastante!” explicó,  es de oro y muy grande” Estuvimos de acuerdo. Pero qué hacer? “Hagamos una cosa, quédenselo ustedes, después de todo estaba al lado de su camioneta, lo pueden vender, a mi denme 10 libras, que necesito cambio ahora y cuando la venden la recuperan y se quedan con la diferencia”. Chanta. Chau. Nací en Buenos Aires, sabés?

La semana pasada, cerca de casa, un otro señor se encontró un anillo en la vereda, al lado nuestro. Le dijimos que no era nuestro y seguimos camino. Nos quedamos imaginándonos la cara que habría puesto de haberle contestado que se lo quedara él, que lo vendiera tranquilo y que nos diera 10 libras por la gauchada.  La próxima agarro y digo eso… habrá próxima?

Opciones

En el secundario tenía una amiga que siempre quería presentarnos a los amigos del novio. Supongo que le gustaba la idea de salir de a cuatro. Venía y te decía: “tengo EL chico para vos, te va a encantar!” y cuando te lo presentaba, ni bien lo veías pensabas “nada que ver, qué te hacés la que sabés”. La culpa también era nuestra, siempre caíamos en la trampa.

El día que me tocó a mí no podía creer que mi amiga nunca me contara que me iban a pasar a buscar en moto. Con lo que las odio. Me aguanté toda la noche en moto de acá para allá, con un chico que no me había encantado. Cuando ya faltaban 10 cuadras para llegar a mi casa (por fin, amanecía ya), chocamos. Sí: accidente. No nos pasó nada. Simple garrón.

Otra del grupo era una colgada, la queríamos un montón, con ella siempre te sentías cómoda, nadie mejor para compartir tardes de fiaca. Y con una capacidad enorme para hacernos reir. De ella, con ella. Sus cuelgues daban para todo.
Un día la primera le dijo a la segunda que tenía EL chico para ella, le iba a encantar. Signo de exclamación. Cuando la pasaron a buscar, salió con su calma de siempre, saludó a todos y empezaron a caminar. Al ratito les pidió que la bancaran, que tenía que ir al baño, y entró en una confitería por la puerta de enfrente, salió por la del costado y se fue a la casa de otra amiga a contarle que nada que ver, que no era el chico para ella, la primera no sabía nada.

Me voy…

… a seguir paseando con Lo que vino de visita a Londres!!!!!!

——————————————————————

Che, me dejó plantada! Qué lo tiró, con amigas así… jajaaaa. Fuera de joda, se quedaron paseando por el London eye y al final quedamos en vernos en el próximo viaje. Que espero sea pronto!  Igual ya nos habíamos visto ayer.  Y fue tan copado verla! Eso de estar un rato con alguien que uno conoce de toda la vida, paseando en un contexto diferente. Quiero más!

(Y a partir de hoy no posteo nada a futuro….  )

Qué me pongo?

Había una vez, hace muchos años, una amiga mía que pensaba qué ponerse antes de ir a una reunión. No una reunión cualquiera, me dijo, una en la que estaba también invitada “la chica que gustaba de su novio”. Obviamente no podía ponerse cualquier cosa. Había planeado dejar bien claro a la vista de todos cuánto más linda era ella que la otra. Durante algunos días no me habló de otra cosa. Incluso la acompañé a elegir modelito a los negocios mas lindos. Nada era lo suficientemente genial.

Hasta que encontró lo que buscaba: una pollera estampada tipo leopardo, con un top negro super sexy, zapatos divinos con un poco de taquito y cartera al tono. Maquillaje sí, pero no mucho, no estaba acostumbrada. Me incomodó verla tan linda cuando estuvo lista. Porque aunque la verdad esa pollera no era mi preferida, no podía dudar que el conjunto le quedaba mejor que nunca. Y mejor que nunca no habría sido jamás la opción que yo hubiera elegido para una salida así.

Y si la otra era una diosa? Y si ni poniéndose lo mejor que hubiera encontrado lograba sentirse vencedora? Convengamos que todo esto es superficial, que la idea no es que tu novio te prefiera por mas linda, claro. Pero mi amiga no podía sacarse esta absurda competencia de la cabeza y a mí no se me ocurría decirle que su novio la quería y que si la prefería a la otra por mas linda mejor perderlo que encontrarlo. No, yo ya me había enredado en ayudarla a encontrar “lo mejor”.

Y en lugar de aconsejarle bien me puse a pensar en qué habría hecho yo en su lugar. Probablemente hubiera optado por un par de jeans y una remera blanca. Cero maquillaje, total nunca me pongo. Entonces, si la otra resultaba una diosa mi excusa habría sido que claro, que con tanta producción cualquiera era una diosa. Yo no porque estaba en jeans, sólo por eso….

Viernes a la noche, en casa (hecha un lío de cajas porque se acerca la mudanza) con mi jean y remera llenos de polvo me acuerdo de aquella vez… y me consuelo.


Segun Patala por mail

Para recibir cada entrada en tu cuenta de e-mail, dejá tus datos acá. Subscribe to Según Patala by Email

Flickr Photos

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket