Archivo para 30 abril 2008

Juanis y Cata by Ana

Mi amiga Ana me hizo este regalo de cumple. Una ilustración de mis hijas. No solo me parece divina, sino que me impresiona cómo captó sus personalidades, sus expresiones, todo. Estoy tan emocionada. Esas cosas que te llegan al alma y te dan ganas de salir corriendo a contarle a todos lo contenta que estás. Que una amiga puede transmitir así lo que mis hijas me hacen sentir cuando las veo.

Gracias Ana. Recontramil Gracias!

Anuncios

De flores y café

Abrió un cafecito nuevo. Con mesas divinas y en cada una un ramo de flores enorme. Cuando abrí la puerta la dueña se acercó a recibirme y me dijo que eligiera mi lugar preferido. No había nadie, casi digo “pri”.

Me contó que las flores eran regalos de sus amigos y que seguramente no iba a poder tener siempre tremendos ramos en cada mesa. Le dije que era una pena, porque el perfume era riquísimo y quedaban muy bien. Me dijo que eran carísimas y que a ella también le encantaban. Pero claro. De ninguna manera.


Jazz había puesto, no muy fuerte. Me sirvió un latte riquísimo, de maquina recién estrenada y se quedó cerca por si necesitaba algo más pero no se instaló a charlar. Me quedé como una hora ahí. Disfrutando de ese momento único. Porque aunque voy a volver seguido, las flores no van a estar y si les va tan bien como para llenarlo de flores me imagino la muchedumbre de gente tomando litros de café ahí adentro haciendo posible que las puedan comprar y entonces claro, no vuelvo más.

Nota al margen: lo que necesito urgente es un cuadernito bien lindo para escribir estas cosas que no le interesan a nadie mas que a mí.

Ridícula coincidencia que me hace sonreir

Cuando llego a la página 40 de un libro sonrío, me acomodo en mi asiento y pienso que ahora sí, ahora arrancamos, ahora me tiro de cabeza y se pone bueno el tema. Siempre me pasa, y generalmente tengo la sensación primero y después me fijo por qué página voy. Zas, cuarenta en punto.

Me asombro en ese momento de la coincidencia. Pienso para mí “claaaro, por eso, porque llegué a la 40” e inmediatamente me olvido de este rídiculo que me resulta tan natural y tan loco hasta el próximo libro, cuando me vuelve a pasar.

El otro día cuando llegué a entonces otra vez, decidí pensarlo bien, dedicarle unos minutos más de análisis. Y la verdad que a pesar de concluir que el tema no podía ser mas absurdo, comprobé que al menos en este caso el autor había escrito lo mas importante de la introducción justo en mi página 40.

Y prefiero quedarme con este resultado, no  sólo para evitar la estupidez de darle tantas vueltas al asunto, sino porque en el fondo el asunto no me resulta estúpido y el resultado de mi análisis me dejó saltando en una pata.

East London

No voy muy seguido al este de Londres. Pero me encanta. No es precisamente la parte mas “bonita”, la imagen turística de la ciudad, no está todo impecable. Pero me encanta. Tiene misterio, arte callejero, desprolijidades atractivas, te obliga a prestar atención.

Detalles que no se si son mucha casualidad o de verdad se trata de una desprolijidad bien pensada. Como encontrar un tacho de basura de color rosa, muy coqueto, fuera de un negocio de ropa.

O la gente, solo mirar a la gente tomando algo en la vereda de un pub, es suficiente para encontrar todo lo que en el resto de la ciudad no hay. Tal vez por eso es la zona preferida de los artistas y los estudiantes.

Aunque la verdad, verdad, lo que mas me entusiasma es jugar al veo veo buscando obras de Banksy. La última vez que fui encontré esta de acá abajo. Será? La que está en la pared, entre las cabinas de teléfono y el coso gris. En fin, si no es, me encantó igual!

Glory Woods

Salió el sol a las cinco de la tarde otra vez (el medio día fue un relleno de tormenta en nuestro sandwich climático cotidiano) y salimos a caminar para arriba, según el mapa. En dirección contraria a la calle de los cafecitos y los charity shops, que ya conocemos bien.  Acá hay que improvisar en el momento. No vale planear el día a la mañana porque seguro se te moja el picnic.  Y como a los que no nos gusta organizar nada esta excusa nos viene fenómena,  salimos sin prepararnos mucho en dirección norte.

A las dos cuadras una curva, una tranquera de madera, cartel que indicaba que habíamos llegado a “Glory Woods”. Nadie.  Verde. Gigante. Olor a pasto mojado. Arboles altísimos. Flores. Magia. No se si es por eso que dije antes, que no habíamos preparado nada, o porque no estábamos preparados para encontrar esto, pero que sorpresa! Qué lindo lugar!  Cuánta paz. Imposible no sentir felicidad. Ganas de quedarse para siempre.

Ya no tengo dudas: vio en “The Shire”  Puedo entrar y salir cuando quiera. Uno de estos días me lo encuentro a Frodo y le saco una foto para ponerla acá.   Por ahora, y para que no queden dudas, la del árbol donde durmió anoche.

La biblia junto al consolador

Cuando vivía en Camden veía este edificio, desde lejos, por la ventana. El “dildo”, lo llaman. También se lo ve desde muchos otros puntos, Londres no es una ciudad alta, los cables no cuelgan de edificio en edificio, casi nada tapa la vista de los mas altos desde cualquier punto.

Entonces la city se ve como un escalón más alto, una meseta un paso más arriba de las miles de casitas victorianas, gregorianas que cubren todo lo demás. Londres es grande sobre todo a lo ancho. Y la city llama la atención.

Lo que a mí me gusta es pasear por ahí los Domingos, como hacía a veces en Buenos Aires tranquilita por Reconquista cuando estaba desierta. La city vacía, silenciosa, la parte alta de los edificios viejos toda para mi, para descubrir. El reflejo de lo antiguo en los vidrios espejados de las ventanas de los rascacielos, la biblia junto al calefón. En eso pensé cuando descubrí ayer, parada a unos metros del viejo amigo Dildo (en castellano: consolador/vibrador) que estaba construido al lado de una iglesia.

En eso y en cuánto me gusta redescubrir lo que creo que ya sé.

Decorando Según Patala

Estoy cambiando el decorado… no tiren tomates hasta que no termine…

(sugerencias si se aceptan!)


Segun Patala por mail

Para recibir cada entrada en tu cuenta de e-mail, dejá tus datos acá. Subscribe to Según Patala by Email

Flickr Photos

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket