Archivo para 29 agosto 2008

Si de perseguir se trata…

Yo de autos no entiendo nada. Los miro si me gusta el color. Y así los recuerdo. Reconozco el renault 12, el fititito. Amo un buen escarabajo o un mini. Después nada. Los demás son iguales.

Me acuerdo que en mi época de reportera me tocó hacer equipo con un camarógrafo fanático de autos. De los que van a ver picadas y se gastan el sueldo en alerones y chirimbolos para “mejorar” el auto, de los que prefieren pasar el domingo lavando el suyo, y dedican el 90 por ciento de sus charlas al tema. “Subielita” le decía yo, porque además se creía mil filmando (y para ser justa, no lo hacía mal).

Un día vimos pasar uno de esos con forma de supositorio, rojo, a los pedos por la panamericana. Se puso como loco Subielita, tratando de manejar lo más cerca posible, para no perderlo de vista. Yo pensé que había visto a un amigo adentro, o que iba el mismísimo Fangio manejándolo y lo había reconocido. Nada de eso. Era el auto. El auto le encantaba y por eso lo seguíamos. Le dije que bajara la velocidad, que era peligroso ir así persiguiendo a alguien. Que además era un supositorio horrible, un auto antipático. que cómo podía gusarle así. Jamás olvidaré su cara. Creo que estuvo a punto de empujarme fuera de la camioneta. Por ignorante, por malhablada. “Es una ferrariiiii!!!!” me gritó, en cambio.

Es que yo de autos no entiendo nada. Pero de buen gusto sí. Y me acordé de Subielita cuando me apuré a sacar estas fotos:

(bueno, la primera la saqué yo, la segunda Icaio (yo voy sentada del otro lado de la camioneta)

Anuncios

Afiche en la calle

Foto de helado onda torpedo con palito (que debo porque el tren iba rápido y no hice a tiempo a sacarle una foto yo)

slogan: “only 99 calories, 101 if you eat the stick”

(en castellano: “solo 99 calorias, 101 si te comés el palito”)

The name of the rose

Me encanta leer a Eco. Estoy hasta la manos. Y se empieza a notar.

O es la influencia de “la caperucita roja” que también leo?

Cumpleblog numero 1

Hace poco mas de un mes Según Patala cumplió un año. Y como el blog no se ofende porque yo me haya olvidado de saludarlo, sin pedirle disculpas le doy un beso enorme y se lo digo: “gracias por bancarme los mamarrachos cotidianos! Y por muchos años mas! (si hay quien nos aguante!)”

Y brindo recordando algunos de mis primeros posts favoritos. Gracias a todos por pasar y hacerme sentir tan cerca siempre.

Las mamás en la plaza

Intriga

Contradictorio

Londoners: all the lonely people

In love in london

Pensando fuerte

al margen… viste cuando te sentás a ver una serie que te copa y resulta que justo hoy es un capítulo en el que los personajes recuerdan sus mejores momentos? La bronca que me da!!!! Mandan repes para no laburar… y pensé, y por qué no yo? Repe para todos!

Proyecto empapelado casi cumplido

Nos quedamos cortos de papel y no pudimos terminar, pero el proyecto que empezó mirando con los ojos para afuera y la boca abierta una foto de Vero TM, siguió con algunos días de recolección de muestras de empapelado por distintos negocios y continuó con la pegatina de esta tarde, va a terminar mañana con la ultima juntada de papel y listo el pollo y empapelado el cuarto de las nenas!

Así está ahora.

(mañana pongo links de foto de Vero y demás… ahora tengo nonito)

London eye

El London eye es para subirse y desde ahí admirar la belleza de Londres. En cada globo suben 20 personas, mas o menos.  No hay día (y cuento los nublados, los lluviosos, que son la mayoría) en que no haya alguien subido. Nunca quise ir, y ahí estaba metida aquel día.

Y si, Londres es hermosa tambíen desde arriba y bien lejos. Ya lo sabías porque la habías visto bien de cerca. Y después qué? Después te querés bajar. Después a los cinco minutos. Y te quedan 30, que compartir con otros 19 desconocidos, que invertís en reprocharte la debilidad que te metió en este asunto.

Pero cuando ya creías que nada peor te podía pasar, una voz anuncia que en un momento sacarán LA foto. Y ves como todos empiezan a acomodarse los nidos y sonreirle al aire. Vos también, claro.  Te acomodás y sonreís por las dudas, para ambos lados, y para arriba y para bajo. Porque nadie anuncia cuándo y dónde está la cámara. Y después de 10 minutos de caras estiradas soltás la carcajada, por ridiculez propia y ajena.  Y justo entonces te enterás dónde y cuándo estaba. Y el London eye ríe último y mejor. Y supongo que seguirá haciéndolo al recordar la foto que me sacó aquel día en que me subí yo.

Pero de afuera sí, de afuera es lindo y lo quiero.

Dejo dicho acá por única y última vez.

Por favor no venga nadie a decirme nunca mas un chiste. No quiero escuchar un cuento genial, nada en absoluto de la vida de Jaimito, ni reirme de un gangoso, ni hisotorias de gallegos, nada que empice con mamá mama… y termine con callate y seguí… mucho menos los que son laaargos y generan expectativas para que el final sea una idiotez.

Por favor no se ofenda nadie si en una reunion en la que uno cuenta un chiste en la punta de una mesa y enseguida contesta otro de la otra punta retrucandolo y se arma el ping pong gracioso, me levanto y me voy. Es que no lo soporto. Aunque sea excelente la representación, la imitación de acentos no – me – cau – sa – gra – cia.

Es mas, me incomoda, desde que empieza el chiste me siento en la obligación de reirme al final para no dejar pagando al relator de turno y me da bronca la sensación. Sobre todo porque si me río al final se sienten invitados a contarme otro!!!

A mi me causan gracia las cosas que pasaron de verdad. Por ejemplo esto.


Segun Patala por mail

Para recibir cada entrada en tu cuenta de e-mail, dejá tus datos acá. Subscribe to Según Patala by Email

Flickr Photos

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket