Archivo para 31 diciembre 2008

bye bye 2008

Se me  ocurrieron muchas cosas, iba a escribir mi balance, despues pensé en un videito, varias fotos, evité totalmente el tema de new year resolutions como es mi costumbre (hasta en los pensamientos).

Y me quedé con lo que de verdad siento desde el primer año que me descubrí mamá. Unas ganas inmensas de agradecer y despedir el año que se va DE PIE. Con ovaciones y muchos aplausos. Porque si hasta entonces y desde que me casé me sentía la mujer más feliz del mundo, ahora mi vaso empezaba a revalsar.

Me siento una caradura deseando cosas para el año que empieza.  Mejor? Se puede mejor? Este año ademas viajé con mis amigas, vinieron mama, papa y luciana a verme, compramos casa nueva, lavavaijllas que me conectaron ayer (sorry, pero esto casi que lo pongo primero en la lista) y tuve muchos momentos para leer.

Pero una vez bien despedido el 2008 con muchos besos y abrazos, caradura y todo, me atrevo: por un 2009 en el que pueda llenar de besos a Bauti, agarrarle la cara a Manu, pisar baldosas flojas en buenos aires y festejar navidad como corresponde cagada de calor!!!!

Feliz año para todos!!!!

Anuncios

te gustaria, eh?

 

te gustaria ir a un restaurante de comida de sry lanka, pedir despues de un rato de tratar de entender el menu, un plato con arroz y pollo y que te lo traigan asi?rosario-0071

te gustaria que te pasara eso cenando con amigas nuevas, que no puedas dejar de preguntarte a quien se le ocurrio mandar un huevo duro asi sin mas, como si fuera el ornamento mas exquisito del mundo, tratar de evitar las carcajadas y no poder?

Te gustaria, eh?  Llorar de la risa sola, tentada, explicando entre risas tu risa en otro idioma a amigas que todavia no son?

Y por culpa de un huevo duro?

Alguien se acuerda?

De la letra de esa canción que al final terminaba con “calla, calla, catalina, calla calla de una vez, que estás hablando con tu marido y no lo supiste reconocer?” Por favor, digánme cómo era!

Y de otras de la época de jugar al elástico? Yo me acuerdo de zanahoria rayada se quiere suicidar por un chico marinero que vive en altamar ayyyyy corre que te pisa, corre que te pisa, corre que te va a pisar, ay corre que te pisa, corre que te pisa, corre que te va a pisar!  Increible el impacto que da prestarle atención a la letra por primera vez, despues de haberla cantado tantas veces en la infancia sin haberlo notado!!!!!

Otras que me coparía acordarme son las que cantábamos jugando con las manos (onda choco dos, aplaudo, choco una y asi, ese tipo de juego) Creo que la de Catalina se cantaba ahi…

3116910956_9e584e5839_o

(foto de la epoca en la que cantaba estas canciones)

Aviso

a las que insisten en dejar comentarios tontos (porque son varias, un grupete genial, con corresponsal en Bahia Blanca) que tengo contador y se de donde me escriben y que ademas el moderador de comentarios está en funcionamiento. No se publican aca sus tonterías.

Esto no incluye comentarios de gente en desacuerdo conmigo. Los que piensan distinto sí son bienvenidos. Y te digo mas: los insultos con onda también. Pavadas no, por favor.

En otro orden de cosas, hace dos semanas que estoy sin cámara, por eso la falta de fotos. (acá y en flickr). Mañana vuelven (cámara y marido) y todo a la normalidad!

The loser

Formo parte del grupo de los que  nunca nos ganamos nada. Jamás compro la lotería porque estoy convencida de que es así: no voy a ganar yo y mejor invierto mis monedas en un caramel frapuchino.

Ni lotería, ni bingo, ni rifa, ni el juego del paquete. Jamás  gané nada en un sorteo, ni llenando cupones en ninguna parte,  ni en la quermese de los sábados. Ni siquiera la alegría de embocar una pelota (y con tres tiros!) para llevarme un oso mugroso en el italpark.

Borro e-mails con títulos del tipo  “congratulations you are the winner” , tiro cartas para ganadores, mando a la mierda al tipo que me llamó recién para avisarme que nos ganamos un viaje con estadía para cuatro.

Me voy a dormir convencida de que si algún día me gano algo, jamás me entararé.  Y peor aún: tal vez ya gané y nunca lo supe.

Yo hoy

Anoto todo en un cuadernito para no olvidarme de lo que tengo que hacer. No me atrevo a abrirlo porque no quiero tener nada que hacer.

La vida nos da sorpresas

Allá por 1992 conocí a un escocés en Buenos Aires. Alto, casi dos metros, rubio, 19 años como yo. Estaba con sus amigos bailando en el mismo boliche al que yo me apretujonaba por entrar con mis amigas.  Después de algo gracioso que dijo Pía, lo logramos y aterrizamos acomodándonos rapidito para hacernos las que nosotras no, nosotras habíamos entrado caminando normal.

Fue lo primero que ví, y lo primero que habrá visto todo el mundo al llegar: un rubio gigante.  Bailando. Rodeado de un equipo entero de enanitos rubios.  Y le dije a Pía que me gustaba. Que yo quería bailar con el gigante.  En cualquier otra situación habría bastado con acercarme y sacarlo a bailar. Pero él y sus amigos habían formado una ronda enorme en el centro de la pista y no parecían interesados en reconocer que hubiera otra gente a su alrededor.

Pía no lo dudó un segundo. Su idea fue instantánea. Con ojos enormes y cara de esto me lo vas a agradecer toda la vida me dijo: “ya sé, veni boluda”.  Y la seguí hacia donde estaban ellos. Me pareció arriesgado que el plan incluyera un atajo a través de la ronda, me sentí medio incómoda cuando pasabamos justo por el centro del círculo, pero quise desaparecer de este mundo inmediatamente cuando frenó ahí mismo y me dijo “ya está”.

“Ya está QUE?” le contesté al oido. “Ya está, boluda, bailemos acá y hagamos de cuenta que ni sabíamosque esto era una ronda”.  Bailé, claro que me puse a bailar  cumpliendo al pie de la letra el plan de Pía. Era mi única opción. Y salir corriendo en cuanto terminara la canción.

Sin embargo fue el gigante quien se acercó  a bailar al centro de la ronda conmgio, el que siguió bailando conmigo toda esa noche. Y quien me acompañó hasta la puerta de casa cuando nos fuimos.  Fueron 4 días de creerme absolutamente enamorada. Ese amor infinito que sentimos cuando sabemos que es imposible. Y sentados en la puerta de una casa de la calle Reconquista nos despedimos  el día que se iba: “see you soon”.

Nos mandamos cartas algunos meses, tal vez un par de años. Perdimos contacto y nunca mas supimos nada del otro.

Hasta ayer.


Segun Patala por mail

Para recibir cada entrada en tu cuenta de e-mail, dejá tus datos acá. Subscribe to Según Patala by Email

Flickr Photos

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket