Archive for the 'increible' Category

Anécdota prestada

Siempre pienso que me habría encantado tener este blog cuando recien llegué a Londres, hace casi 10 años ya.  Porque ahora descuento como obvias cosas que me hubieran sorprendido cuando llegué. Seguro sería muy gracioso leer mis pataleadas de entonces.

Me costó un poco acostumbrarme a los modales británicos, a las colas,  la correcta polítcia.  El sentido del humor brit me encantó desde el principio.  Aunque todavía tengo momentos en los que no termino de distinguir cuándo hablan en serio y cuando me están tomando el pelo.

El otro día nos juntamos varias madres del grado de Juanita a tomar café. Mesa enorme. Nueve de la mañana (fundamental la hora: un británico a las nueve de la mañana no se tomó todavía la media docena de pintas que ya digirió a las 9 de la noche.  La formalidad matinal casi victoriana dista muchísimo de la sincera expresividad nocturna) .  Una de las madres le contó  una historia a otra que tenía sentada al lado.  Le pareció tan graciosa que me gritó desde su lugar que por favor escuchara lo que le acababan de contar.  Instigando así a la pobre mujer a contar el asunto no sólo a mí sino a todas las otras madres que viendo que el tema prometía, dejaron de hablar entre sí inmediatamente y se dispusieron a prestar atención.

Parece ser que una amiga suya tiene un hijo con síndrome de down.  Un chico de unos 20 años y pico, al que le encantan  las historias de duendes. Entre las responsabilidades del hijo está ir al supermercado todos los días a hacer los mandados.  Hace poco  lo llamó su madre desde el trabajo para preguntarle que tal le había ido. El hijo repasó la lista en voz alta y confirmó pan, leche, huevos, manteca… “ah! y encontré un duende de verdad!” Su madre no entendió bien a qué se refería pero segura de poder charlarlo cuando volviera a casa, lo despidió y siguió con lo suyo.

Al llegar a casa se dió cuenta de que su hijo tenía la cara arañada y medio sucia, como si hubiera estado en una pelea.  Asustada le preguntó qué le había pasado y el, contento, le explicó “fue el duende!”. Cómo duende? Qué duende? “Está acá, lo traje a casa”  y la llevó al garage dónde lo había guardado.   Ni bien abrió la puerta su madre vió la cara

horrorizada del enano que su hijo habia secuestrado mientras hacía las compras en el super.

No lo podía creer. Una anécdota tan políticamente incorrecta, contada así a las nueve de la mañana, y todas riéndose.  Seguro no me hubiera llamado la atención cuando llegué.   (Por supuesto preguntamos qué pasó después. El enano presentó cargos).

El kundera de las pequeñas cosas

Salí de casa chequeando como siempre. Las llaves? Sí, Juanis vení que te pongo la campera! teléfono? Sí, Cata que hacés!? No te saques el abrigo. billetera? Dónde mierda la dejé? Juaaaaniiiiis! La camperaaaa!!! Acá está!!! No, Cata, dejá las monedas ahí, ok, agarrá sólo una, la bolsa de los pañales? Sí.  Alquien quiere ir al baño antes de salir?

Puse todo en el cochecito, ok, Cata podés caminar solita pero cerca de mamá. No salgan todavíá, esperen que cierro bien la puerta. No, la bicicleta dejala, vamos caminando. Todas listas? Vamos!

A las tres cuadras… mierda! me olvidé los cigarrillos. Nada, ni en pedo vuelvo. Me compro otros cuando lleguemos a la calle principal. Mientras caminaba pensaba qué lindas que están las dos. Con sus polleritas floreadas, sus collarcitos, sus peinados cancheros. Yo sin embargo no había encontrado el cepillo después de bañarme y salí así con el pelo enredado, ya seco, no make-up como siempre, patalones de marido sin permiso (ohhhh gloriosos dias aquellos en los que tenía el placard de mis hermanas a mano, no a mi dispocision pero a mano de ladrona sedienta de cosas ajenas), remera blanca y zapatillitas a lunares cancheras, eso si.

Pensando en estas tonterias llegué al supermercado. Sí, compremos un kinder sorpresa para cada una, solo uno, muy bien y ahora vamos a pagar. En la caja pedí mis “mayfair 20, please” y un encendedor.

cajera: id, please? (documento)

yo: jajajaja

cajera: or a driver’s license (licencia de conducir)

yo: JA! thanks, just 20 mayfair (gracias, solo quiero cigarrillos)

Cajera: no, you are not 25. Necesito el pasaporte o alguna prueba de su edad.

yo : Thank you very much. Si no tuviera tantas ganas de fumar le juro que estaria saltando de contenta, muchas gracias.  Pero nací en 1973, tengo 36 años y quiero comprar cigarrillos.

Cajera (llama a otra para que la asista)

La otra:  ( a mi) no, usted no es mayor de 25, va a tener que volver con el pasaporte.

Me fui, sin cigarrillos. Con una extrañísima sensación entre bronca total con ganas de gritarle a todo el mundo y la certidumbre de ser la mujer mas contenta de todo Dorking.  (insoportable levedad del ser?!)

El piropo de mi vida? OBVIOOOOOOOOOOOO

( a todo esto, las camperas tanto que rompí las bolas, las cargué el resto del camino, qué lindo día hoy!!!!

Pequeñas grandes cosas

Me copan los inventos. De cualquier tipo. Si dan un documental en la BBC sobre inventos, me cuelgo mirando. Los que me encantan son los de la época victoriana: la ducha, los pedales de la bici, la máquina de coser, el código morse, la bombilla de luz… la máquina de escribir. Capos.

A veces me cuelgo preguntándome por ejemplo quién habrá inventado el queso Roquerfort, ni idea la historia, pero me la imagino complicada aunque sólo fuera una seguidilla de errores con final extraordinario. O me acuerdo el largo proceso de la creación de la imprenta, me asombro de la genialidad de esa idea, me imagino la alegría de cada avance por mas chiquito que fuera. Eso sí: al tipo que inventó el Roquefort me lo imagino mucho mas contento todavía: impresionante resultado. Gracias!

Ahora los inventos que mas me gustan son los que parecen mas obvios. Una onda “a ver que pasa si pongo este huevo en aceite hirviendo?.. oia, se me cayó una papa adentro también” O este que habrá diseñado un semi-Dios y que me solucionó la vida a sólo una libra con cincuenta ayer. Un brillante “agarra tostada del fondo de la tostadora para no quemarse los dedos nunca mas”.

Juanis y Cata by Ana

Mi amiga Ana me hizo este regalo de cumple. Una ilustración de mis hijas. No solo me parece divina, sino que me impresiona cómo captó sus personalidades, sus expresiones, todo. Estoy tan emocionada. Esas cosas que te llegan al alma y te dan ganas de salir corriendo a contarle a todos lo contenta que estás. Que una amiga puede transmitir así lo que mis hijas me hacen sentir cuando las veo.

Gracias Ana. Recontramil Gracias!

Zorros

En Londres hay zorros. Por ahí, sueltos. También palomas y ardillas. Ratoncitos por todos lados. Gaviotas volando por el cielo como si en la ciudad hubiera mar. Pero lo raro para mí son los zorros.

Hace mucho que quiero escribir sobre eso pero la verdad es que no tengo nada que decir al respecto. Salvo que hay zorros. Y andan por ahí, vi uno por la ventana de la cocina mientras lavaba los platos, otro saltando de una terraza a otra (desde lo del vecino a lo del vecino de más allá), otro cruzó la calle por donde íbamos.

Los perros no andan sueltos, se los llevan seguro. Los zorros sí pueden.

——————————————-

Para los incrédulos, encontré este artículo que dice que hay como 10.000 zorros enLondres que vinieron desde el campo a la ciudad. Los primeros llegaron después de la segunda guerra mundial, cambiaron su dieta de gallinas y conejos por sobras de comida humana.  Una vez encontraron uno dentro de la casa del parlamento (house of parliament) otro se metió en el jardín del Buckingham Palace y mató a un flamingo de la reina. Una encuesta que se hizo en el 2001 reveló que al 80 por ciento de los londinenses les gusta que haya zorros.

Policía en casa.

Hace un rato vi un patrullero estacionado en la calle, por la ventana de la cocina. Un poco mas a la derecha una moto de policía onda chips. Y mas allá, en la esquina otros cuatro patrulleros y supercamioneta. Todos armados (rarísimo de ver en Londres), atentos, mirando en la misma dirección como si esperaran a que vinieran los malos a los pedos en dirección contraria, dispuestos a frenarlos en cualquier momento.

Le dije a Icaio: bajá a preguntarles qué onda. Deberíamos preocuparnos e irnos con nuestra música a otra parte, o todo bien?

Icaio me dijo: nooo, bajá vos, mejor.

Le dije: pero mejor si vas vos, sos inglés, entendés más los códigos para hablar con ellos.

Me dijo: Mucho mejor si vas vos, sos mujer, te van a dar mas bola que a mi.

Cuestión que no fuimos ninguno de los dos. Y nos quedamos con la intriga en casa.

04032008715.jpg04032008716.jpg

Charity in UK

Hay muchos anuncios para hacer caridad en UK. Y gente en la calle que pide que donemos. Y negocios mil dónde además de conseguir cositas copadas ayudás a los de la tercera edad. Y el cancer research. Y los chicos golpeados. Y las mascotas abandonadas.

El de los chicos golpeados me parte el alma. No puedo verlo. Muy fuerte. Seguro que logran mucha ayuda, que está bien. Hay otro que propone a la gente contribuír como “sponsor” para que un niño en Africa pueda tener educación. Me parece genial, lo mejor que se le puede dar a alguien, la mejor ayuda. Dicen que el niño que reciba tu ayuda te podrá escribir periódicamente contándote de sus progresos. Lo que es una garantía de alguna manera de que la ayuda le llega. Además supongo que no sólo el poder ver uno mismo los resultados de la ayuda que brinda, lo mejor es que genera el compromiso de seguir brindándola.

Sin embargo hace bastante que no me cierra el anuncio para ayudar a los perros. No me llega. Y eso que amo a los perros y les deseo que alguien done para que estén bien cuidados. Pero el aviso no me convence. Y eso que se parece al de los niños de Africa porque también piden sponsor para cada perro. No, no es lo mismo.

No es lo mismo porque dicen que el perro también te va a escribir periódicamente contándote de sus progresos. El perro. Te va a escribir. Contándote.


Segun Patala por mail

Para recibir cada entrada en tu cuenta de e-mail, dejá tus datos acá. Subscribe to Según Patala by Email

Flickr Photos

haircut

proud

Más fotos
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket